Portada

Biden se reúne con el G7 tras ataque de Rusia a Ucrania

El presidente estadounidense, Joe Biden, estaba reunido el jueves con los aliados del G7 para pactar más sanciones contra Rusia por haber invadido Ucrania e informará al pueblo estadounidense de esta crisis que causará una ‘pérdida catastrófica de vidas’.

La reunión virtual a puerta cerrada de los líderes del G7 (el Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos) comenzó a las 9H17 (14H17 GMT), informó un funcionario de la Casa Blanca.

‘El presidente Biden y los líderes abordan su respuesta conjunta al ataque no provocado e injustificado del presidente Putin contra Ucrania’, dijo. Antes de la reunión del G7, Biden ‘convocó una reunión del Consejo de Seguridad Nacional (…) para hablar de los últimos acontecimientos en Ucrania’. A las 12H30 (17H30 GMT) se dirigirá a la nación.

Durante semanas, mientras Rusia concentraba decenas de miles de tropas y armas pesadas en la frontera de Ucrania, Biden ha liderado a la OTAN y otros aliados europeos en su intento de elaborar lo que califica de sanciones ‘sin precedentes’ como medida disuasoria. Ahora que las negociaciones han fallado, es probable que se centren en golpear duramente a la ya inestable economía de Rusia. ‘Estados Unidos y sus aliados y socios responderán de manera unida y determinada.

El mundo hará que Rusia rinda cuentas’, dijo Biden en sus primeros comentarios el miércoles por la noche en Washington, después de que empezaran a caer misiles rusos sobre Ucrania. Biden también habló por teléfono con su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, y dijo que había prometido ‘brindar apoyo y ayuda a Ucrania y al pueblo ucraniano’.

El presidente estadounidense señaló que Zelenski le había pedido que ‘haga un llamado a los líderes del mundo para que se pronuncien claramente’ contra la ‘flagrante agresión’ de Putin. El martes, después de que Putin anunciara por primera vez que enviaría tropas como ‘fuerzas de paz’ a dos pequeñas áreas ya controladas por separatistas respaldados por Moscú, los países occidentales entraron en acción.

El gobierno de Estados Unidos se unió a los aliados europeos para imponer sanciones a dos bancos rusos, la deuda soberana de Moscú y varios oligarcas, entre otras medidas. Y el miércoles, cuando las tropas rusas se disponían claramente a atacar, Biden anunció que impondría sanciones al gasoducto de gas natural Nord Stream 2, que une Alemania y Rusia, un país rico en energía.

Alemania había anunciado que bloquearía la apertura del oleoducto, que todavía no funciona. Según altos cargos estadounidenses, las nuevas sanciones, más duras, incluirán otros bancos más grandes, más oligarcas cercanos a Putin y, lo que es más importante, una prohibición de las exportaciones a Rusia de equipos y componentes de alta tecnología.

No está claro cuántas de estas medidas se anunciarán el jueves. El vicecanciller de Alemania, Robert Habeck, señaló el jueves que habrá un ‘paquete de sanciones fuertes’ que ‘aislará la economía rusa del progreso industrial, atacará y congelará activos y participaciones financieras y limitará drásticamente el acceso a los mercados europeos y estadounidenses’. ‘Ninguna institución financiera rusa está a salvo’, dijo el miércoles el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, horas antes de que se lanzara la invasión.

Price afirmó que dos grandes bancos rusos estaban en el punto de mira, los dos con ‘750.000 millones de dólares en activos, la mitad del sistema bancario ruso en total’.

‘Catastrófico’
Algunas medidas corren el riesgo de acarrear consecuencias económicas a los países occidentales y podrían poner en peligro la recuperación de la economía mundial después de la pandemia de covid-19. Los mercados bursátiles ya están cayendo y los precios del petróleo han sobrepasado la cota de los 100 dólares por barril.

Entre las sanciones más controvertidas estaría apuntar directamente a Putin, de quien se dice que amasó una gran fortuna durante sus dos décadas al frente de Rusia. Podría decirse que la sanción más importante sería cortar a Moscú de la red bancaria internacional SWIFT.

Esto, al menos durante algún tiempo, desconectaría a Rusia del comercio básico, perturbando enormemente la economía, pero también tendría repercusiones potenciales considerables en el sistema financiero en general, liderado por Estados Unidos. Poco después de que comenzaran los ataques rusos, senadores estadounidenses de ambos partidos expresaron su apoyo a una respuesta dura. ‘Esta noche, todo el orden internacional posterior a la Guerra Mundial está en el filo de la navaja.

Si Putin no paga un precio devastador por esta transgresión, nuestra propia seguridad pronto estará en peligro’, opinó el senador demócrata Chris Murphy. Otro demócrata, el senador Mark Warner, dijo que los rusos ‘pagarán un alto precio por la ambición imprudente de Putin, en sangre y en daños económicos’.

El senador republicano Mitt Romney advirtió contra ‘el peligro de volver a apartar la mirada de la tiranía de Putin’ y pidió ‘sanciones económicas más duras’.

Deja una respuesta