PenínsulaPortada

GRUPO SAN FRANCISCO DE ASÍS, MILLONARIO NEGOCIO CON PAVOS

El gobierno de Campeche se lo dio en adjudicación directa, para adquirir vales de canje para pavos congelados, para ser entregados supuestamente a trabajadores estatales, por 33 millones de pesos.
Todos los acuerdos fueron para un mismo proveedor, con lo que no se cumplió con el principio de beneficio para el estado, pues no se buscaron opciones más económicas, ya que entre cada contrato el proveedor le brindó precios diferentes a las autoridades.

En un acto de desesperación de Víctor Kidnie para salvar su pellejo, apechugó con vehículos último modelo y motocicletas para ser rifadas entre policías y funcionarios estatales.


Redacción/Sol Campeche

Campeche.- La gran fiesta de recursos públicos se dio la administración estatal el pasado mes de diciembre, con un gasto superior a los 33 millones de pesos en adjudicaciones directas a una sola empresa, Grupo San Francisco S.A. de C.V., para adquirir vales de canje para pavos congelados, para ser entregados supuestamente a trabajadores estatales, pero que incluso se repartieron entre los reos de los penales de Kobén y Ciudad del Carmen.

Información pública del Gobierno del Estado de Campeche revela que se llevaron a cabo una serie de adjudicaciones mediante tres diferentes dependencias para la entrega de dicho beneficio de fin de año de la base trabajadora.

Sin embargo, todos los acuerdos fueron para un mismo proveedor, con lo que no se cumplió con el principio de beneficio para el estado, pues no se buscaron opciones más económicas para brindar el servicio, ya que entre cada contrato el proveedor San Francisco de Asís, cuya matriz se encuentra en Mérida, Yucatán, le brindó precios diferentes a las autoridades estatales.

Además de sospechas de que no todos los productos perecederos fueron entregados debidamente, pues con esos vales se pueden realizar otro tipo de transacciones.

La Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) revela que fueron tres contratos de adjudicación directa, el más grande de estos negocios fue mediante la extinta Secretaría de Administración e Innovación Gubernamental (SAIG), la cual se gastó 13 millones 934 mil 500 por la entrega de 15 mil 500 pavos congelados mediante vales de canje, mediante el expediente de contrato número 105/2021.

El costo por cada ave congelada de 8 a 10 kilogramos fue de 89.90 pesos el kilo, por lo que los de 10 tuvieron un precio de 899 pesos.

Asimismo, por medio de la Administración Portuaria Integral de Campeche (Apicam), se gastaron otros 330 mil 827.36 pesos por 328 pavos congelados, con el contrato de adjudicación directa DIRECCION GENERAL/-ADARBM/019/2021, pero en este caso el precio por unidad fue de 1 mil 8 pesos con 62 centavos, lo que revela que el proveedor encareció el producto.

La tercera adjudicación directa fue por parte de la Secretaría de Educación (Seduc), a través de la cual se pagaron 18 millones 877 mil 202 pesos por la entrega de 20 mil 998 pavos, esto mediante el contrato SE-ADQ-057-2021, en el cual el precio por unidad fue la misma que en el acuerdo con la SAIG.

Con ello, el gobierno de Layda Sansores San Román se gastó 33 millones 142 mil 529 pesos con 36 centavos en las pasadas fiestas decembrinas, sólo en la compra de pavos congelados, a lo cual habría que sumar el derroche en electrodomésticos y otros artículos que fueron regalados durante las posadas de las secretarías estatales, aunque la mandataria ha revelado que presuntamente tuvieron “donadores” que apoyaron a los servidores públicos campechanos, pese a que se trató de oscuros personajes de la política.
“ALIANZAS” DECEMBRINAS
Uno de los supuestos “donantes” de las fiestas decembrinas del Gobierno del Estado de Campeche, fue el polémico y corrupto líder sindical petrolero Víctor Kidnie de la Cruz, quien se convirtió en el principal padrino de la gobernadora Layda Sansores, pues mientras ella puso los pavos millonarios, el jeque de la Sección 47 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) apechugó con vehículos último modelo y motocicletas para ser rifadas entre policías y funcionarios estatales.

Esta acción fue vista como parte de la desesperación de Víctor Kidnie para salvar su pellejo del brazo de la justicia campechana, ante la cual tiene cuentas pendientes por carpetas abiertas debido a acusaciones de delitos que van desde el lavado de dinero hasta la asociación delictiva.

El cacique petrolero Víctor Kidnie se puso a los pies del nuevo régimen morenista y abandonó su priismo militante de tantos años, para congraciarse con la gobernadora Layda Sansores San Román, durante los diversos festejos decembrinos realizados por el Gobierno del Estado, en los cuales fue el invitado principal de estas posadas con elementos de la Policía Estatal Preventiva.

Se presume que fue Kidnie de la Cruz quien donó vehículos, motos y electrodomésticos que fueron rifados entre los agentes estatales, como forma de comprar favores del partido Morena en Campeche.

El nuevo pacto de impunidad con el sindicato petrolero, pone en entredicho las palabras de Layda Sansores, quien una y otra vez señala casos de corrupción de su antecesor Alejandro Moreno Cárdenas y el sustituto Carlos Miguel Aysa González.

Deja una respuesta