Península

Impunidad en bienestar

Campeche. – La delegación estatal de la Secretaría de Bienestar federal se convirtió en un nido de corrupción que identifica al gobierno lopez obradorista, pues la súper delegada Katia Meave Ferniza incurrió en casos de presuntas irregularidades financieras mediante contrataciones a empresarios de su preferencia.

Este febrero Katia Meave fue movida a operar los programas asistenciales a Jalisco, y en la delegación campechana fue puesto un incondicional de la gobernadora, Carlos Martínez Aké, quien operará millones de pesos de los programas sociales a su antojo.

Entre los casos más sonados de irregularidades se encuentran la protección e impunidad que Katia Meave otorgó al funcionario federal José Antonio Cardozo Rivera, coordinador de programas de la Secretaría de Bienestar en Campeche, quien fue acusado de despojo de tierras en las localidades de Xbacab y Revolución en el municipio de Champotón.

Pese a los juicios emprendidos en contra de este personaje, Katia Meave siempre lo defendió y obstaculizó las investigaciones en su contra, dejando el cargo con esta problemática como si fuese una bomba de tiempo para el nuevo súper delegado Carlos Martínez Aké.

DESPOJO DE TIERRAS

Desde 2020, pobladores de los ejidos Xbacab y Revolución, en el municipio de Champotón, denunciaron a la delegada de los Programas Federales, Katia Meave Ferniza, las anomalías cometidas por el coordinador de Programas de la Secretaría de Bienestar (Sebien), José Antonio Cardozo Rivero, quien presuntamente despojó a 47 ejidatarios de dos mil 700 hectáreas de terrenos ubicados estratégicamente en zonas privilegiadas donde pasará el Tren Maya.

Aquel año, el dirigente de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas (Coduc), Pedro Celestino May Can, acusó que el funcionario se registró como avecindado de los ejidos en las actas de asamblea ejidales, con lo que manipuló escrituras para apropiarse de mil 300 hectáreas en Xbacab y mil 400 en Revolución, y utilizó firmas apócrifas para consumar el delito de despojo en contra de los ejidatarios.

Todo esto con el respaldo de Meave Ferniza, incluso Cardozo Rivero regateó el precio de esas tierras, pues las pagó a 50 o 60 centavos por hectárea, cuando su valor real era de 180 mil pesos, según las denuncias realizadas.

De acuerdo con Celestino May, son las mismas personas que operaron con Javier Duarte de Ochoa y Moisés Mensur Cisneiros en 2011 en el despojo de Lerma; José Alberto Cámara fue uno de los actores que trabajaron en la Procuraduría Agraria de Campeche y él mismo orquestó todo este fraude en Xbacab.

Fuente: https://solcampeche.mx/impunidad-en-bienestar/

Deja una respuesta