En la Red

Lleva tres años sin poder cerrar los ojos

Bien dicen que a la hora de tomar decisiones sobre la salud se debe pensar más de dos veces, pues dejamos en las manos de otros nuestra vida.

Bien dicen que a la hora de tomar decisiones sobre la salud se debe pensar más de dos veces, pues dejamos en las manos de otros nuestra vida. Por ello, el caso de Pete Broadhurst, de 79 años, se ha vuelto viral, pues deja un gran mensaje para quienes desean someterse a una cirugía estética para verse más joven. El hombre se aplicó una y ahora lleva tres años sin poder cerrar los ojos.

La historia de este pintor y decorador jubilado -de Birmingham, Reino Unido– ha sido retomado por varios medios internacionales con el fin de hacer consciencia entre las personas que buscan someterse a una cirugía estética.

Fue en 1959 cuando el hombre se sometió a una cirugía dental para moverse unas muelas, lo que le dejó como resultado sus mejillas agrandadas, “mejillas hinchadas de hámster”, según el protagonista de esta historia.

Desde ese momento su autoestima bajó, así que para retomar su seguridad, el hombre decidió realizarse una cirugía correctiva, comunicó Gizmodo. Hasta que en 2019, por fin el hombre gastó 15 mil dólares para reducir la hinchazón de sus mejillas.

Los especialistas estiraron su cuello, hicieron una blefaroplastia debajo de los ojos y una rinoplastia durante la cirugía. Sin embargo, después de salir de su cirugía se dio cuenta que estaba mal:

«Parecía que me habían golpeado. Fue horrible y no podía cerrar los ojos. Estuve enfermo toda la noche y mientras dormía. El día después de la cirugía deseé no haber ido nunca», comentó –según Clarín–.

Cuando regresó al hospital para que le quitaran los puntos, comunicó la molestia que tenía en sus ojos. Estaban muy irritados. Los especialistas dijeron que todo se trataba de efectos secundarios normales por la cirugía.

De acuerdo con Clarín, el hombre se dio cuenta del problema en sus ojos cuando asistió a realizarse un examen de próstata rutinario. Broadhurst desarrolló ectropión, “condición en la que los párpados inferiores se separan del globo ocular y evita cerrar los ojos por completo”.

Ante el suceso, se sometió a una nueva cirugía correctiva gratuita para un injerto de piel que lo ayudara a juntar la piel de sus mejillas con sus párpados. Sin embargo, años después sigue sin poder cerrar sus ojos por completo.

«Un día, al subir al autobús, un hombre me dijo: ‘Dios mío, ¿qué te pasó en la cara? De sentirme mal pasé a sentirme peor. Ahora solo me preocupa que mis ojos estén cómodos. Solo quiero alivio. Quiero decirles a los demás que tengan cuidado porque pueden arruinar su vida «, contó en una entrevista que retomó Clarín.

Deja una respuesta