Ciencia

¿Los peces pueden reconocerse al mirar un espejo?

¿Los peces pueden reconocerse al mirar un espejo? Pese a burlas, un estudio lo comprueba ¿Los peces pueden ver su propio reflejo? Un estudio revela que esto es posible.

Los peces de arrecife “Labroides dimidiatus”, encargados de limpiar parásitos y pieles muertas, demostraron tener autoreconocimiento, una habilidad específica de animales de cerebro grande como delfines, urracas, chimpancés, entre otros. Los primeros hallazgos del estudio fueron criticados por diversos investigadores, ahora este segundo intento demuestra que los estaban equivocados.

En un primer ensayo, un grupo de científicos japoneses utilizó la prueba del autorreconocimiento en el espejo con el objetivo de demostrar la capacidad de los peces; el test consistió en realizar una marca marrón en una zona específica del cuerpo del animal, en este caso, la garganta, ya que sólo podían verla indirectamente en su reflejo.

De los cuatro animales a quiénes les fue aplicada la prueba, tres rasparon la marca, después de que nadaron hacia el espejo, por lo que los expertos creyeron esto era muestra de que los peces podían reconocerse.

Lee también: Científicos mexicanos utilizan bacterias para degradar hidrocarburos en el Golfo de México

De acuerdo con el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), esta revelación fue importante, ya que hasta ese momento, los chimpances, delfines, y elefantes eran los únicos clasificados con dicha habilidad.

Los peces y su reconocimiento, blanco de críticas
Pese a que el aurorreconocimiento de los peces fue considerado una investigación innovadora, diversos especialistas criticaron y dudaron de los resultados, ya que el análisis se realizó en peces pequeños, catalogados como los más primitivos por tener un cerebro pequeño. Además, cuestionaron el tamaño de la marca en el animal, ya que este podría ser confundido por el pez como un estímulo y no como una imagen de si mismo.

“Por lo tanto, pudo haber errores en la metodología”, reconoció el especialista Masanori Kohda, de la Escuela de Posgrado de Ciencias de la Universidad de la Ciudad de Osaka en Japón.

Según el portal español, el equipo de investigadores aportó nuevas evidencias que rechazan las críticas realizadas por otros expertos y afirma las conclusiones de su primer hipótesis.

“Nuestros resultados rechazan las críticas sobre la capacidad de autorreconocimiento en el espejo de los peces e indican que los peces deben incluirse en el grupo de animales con esta capacidad”, dijo Kohda a SINC.

Evidencias del nuevo estudio
Para la confirmación de los resultados, los científicos aumentaron el tamaño de la muestra a 18 peces de la misma especie; 17 de ellos demostraron el mismo comportamiento que en el estudio anterior, lo que resultó positivo en un 94%.
Como ya se mencionó, en el primer análisis a los peces se les colocó una marca marrón en la garganta porque podía parecer un parásito, que es su principal fuente de alimento. Dado que esto desencadenó dudas con respecto a la investigación, los investigadores modificaron la prueba.

El equipo realizó el análisis con ayuda del estímulo físico, puesto que pusieron en la garganta de los peces la marca marrón a tres metros de profundidad y no a un metro como se había hecho anteriormente, por consecuencia la marca marrón apenas era visible, sin embargo, descubrieron que los animales se rascaban la zona a un ritmo similar con o sin espejo.

Lee también: Aquí te decimos cómo mantener los músculos en forma a medida que envejecemos

La habilidad de los peces por reconocerse es gracias a tres etapas, según señala SINC: “Un animal que observa su reflejo pasa por tres estados: primero expresa un comportamiento agresivo –ya que probablemente percibe la imagen en el espejo como otro animal–, luego muestra un movimiento no natural, pero no agresivo, –ya que confirma que la imagen en el espejo no es otro animal–, y por último mira repetidamente su propio cuerpo sin agresión”.

Cuando el animal logra verse sin una señal de agresión es cuando el autorreconocimiento es posible, en este caso los peces lograron ver la marca e intentar rasparla, como sucedió desde un inicio, pero la duda era si al mover los espejos activaría el instinto de agresión.

Para ello, pusieron a los peces limpiadores en un tanque con un espejo a un lado y a los tres días en una pecera con el espejo al otro extremo, en ninguno de los dos casos los animales mostraron agresión hacia su imagen, lo que confirmó el autorreconocimiento.

“Los peces tienen conciencia de sí mismos, como los chimpancés, o incluso como los humanos, lo que sugiere que los peces tienen una ‘mente”, dijo Kohda.

Los especialistas coincidieron que este es un avance tanto para los estudios de cognición como los estudios psicológicos, ya que se considera que el humano es el único con autoconciencia. Si bien, destacaron que los resultados fueron positivos es sólo el inicio de las investigaciones a realizar sobre el tema.

Deja una respuesta