Ciencia

Solar Orbiter se acerca a su primer ‘encuentro’ con el Sol

La nave Solar Orbiter de la ESA/NASA está acelerando hacia su histórico primer paso cercano al Sol. El 14 de marzo, pasará por la órbita de Mercurio y el 26 alcanzará su máxima aproximación al Sol.

Este 7 de marzo, Solar Orbiter cruzó directamente entre la Tierra y el Sol, aproximadamente a mitad de camino entre nuestro planeta y su estrella madre, y esto permite un estudio único del clima espacial y la conexión Sol-Tierra, informa la ESA.

El Sol libera un flujo constante de partículas al espacio. Esto se conoce como el viento solar. Lleva el campo magnético del Sol al espacio, donde puede interactuar con los planetas para crear auroras e interrumpir la tecnología eléctrica. La actividad magnética en el Sol, que a menudo tiene lugar sobre las manchas solares, puede crear ráfagas de viento que mejoran estos efectos.

Este comportamiento se conoce como clima espacial, y los científicos pueden usar el cruce actual de la línea Tierra-Sol para estudiarlo de una manera única. Combinarán las observaciones de Solar Orbiter con las de otras naves espaciales que operan más cerca de la Tierra, como las naves espaciales Hinode e IRIS en órbita terrestre y SOHO, estacionadas a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. Esto les permitirá unir los puntos de cualquier evento meteorológico espacial a medida que cruza los 150 millones de kilómetros entre el Sol y la Tierra.

Los instrumentos de detección remota de Solar Orbiter también pueden identificar el origen de cualquier evento en la superficie solar. Tal «ciencia de vinculación» es uno de los principales impulsores de la misión Solar Orbiter. Incluso si no tiene lugar ningún gran evento, todavía hay mucha ciencia que se puede realizar para analizar la evolución del mismo paquete de viento solar a medida que viaja hacia el Sistema Solar.

Debido a su posición y relativa proximidad a la Tierra, Solar Orbiter hasta ahora ha podido permanecer en contacto casi continuo, transmitiendo grandes cantidades de datos. El procesamiento también está ocurriendo rápidamente. Por ejemplo, los datos del magnetómetro se procesan y limpian aproximadamente a los 15 minutos de su registro. Los 15 minutos incluyen incluso los tres minutos y medio que tardan las señales en cruzar el espacio entre la nave espacial y la estación terrestre.

El 10 de febrero, la ESA cambió el nombre de su próxima misión meteorológica espacial de Lagrange a ESA Vigil. Lanzada en algún momento a mediados de la década, la nave espacial será un perro guardián solar, monitoreando constantemente el Sol en busca de actividad magnética impredecible para que la infraestructura, los satélites, los habitantes y los exploradores espaciales de la Tierra puedan protegerse de estos eventos impredecibles.

Solar Orbiter se encuentra actualmente a unos 75 millones de kilómetros del Sol. Esta es la misma distancia que alcanzó la nave espacial durante su paso cercano al Sol el 15 de junio de 2020, pero nada comparado con lo cerca que estará ahora.

«A partir de este momento, estamos ‘adentrándonos en lo desconocido’ en lo que respecta a las observaciones del Sol de Solar Orbiter», dice Daniel Müller, científico del proyecto Solar Orbiter.

El 26 de marzo, Solar Orbiter estará a menos de un tercio de la distancia entre el Sol y la Tierra, y está diseñado para sobrevivir así de cerca durante períodos de tiempo relativamente prolongados. Pasará del 14 de marzo al 6 de abril dentro de la órbita de Mercurio. Alrededor del perihelio, el nombre del acercamiento más cercano al Sol, Solar Orbiter llevará los telescopios de alta resolución más cerca que nunca del Sol.

Junto con los datos e imágenes de los otros instrumentos de Solar Orbiter, estos podrían revelar más información sobre las llamaradas en miniatura denominadas fogatas que la misión reveló en sus primeras imágenes.

«Lo que más ansío es descubrir si todas estas características dinámicas que vemos en Extreme Ultraviolet Imager (fogatas) pueden abrirse camino hacia el viento solar o no. ¡Hay muchas de ellas!» dice Louise Harra, co-investigadora principal de EUI con sede en el Physikalisch-Meteorologisches Observatorium Davos/World Radiation Center (PMOD/WRC), Suiza.

Para ello, Solar Orbiter utilizará sus instrumentos de detección remota, como EUI, para obtener imágenes del Sol, y sus instrumentos in situ para medir el viento solar a medida que pasa junto a la nave espacial.

El paso del perihelio del 26 de marzo es uno de los principales eventos de la misión. Los diez instrumentos funcionarán simultáneamente para recopilar la mayor cantidad de datos posible.

Deja una respuesta