PenínsulaPortada

Yucatán: Renán invade con paracaidistas

*Desde hace año y medio, terrenos del ejido de Cinco Colonias fueron invadidos por gente presuntamente enviada por Renán Barrera Concha y el Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán

*Cuando empezó su campaña para reelegirse en 2021, mandó a invadir el terreno y fueron ocupadas las 18 hectáreas, denuncian ejidatarios con documentos en mano

*La Fiscalía les pone trabas, ya que han interpuesto demandas y proporcionado toda la documentación que les solicitan, pero solo les hacen dar vueltas en vano

Redacción/Sol Quintana Roo

Grave situación se vive en el ejido de Cinco Colonias. Desde hace año y medio, sus terrenos fueron invadidos por gente presuntamente enviada por Renán Barrera Concha y el Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY) y, a pesar de todas sus diligencias, hasta el momento no han recibido respuesta por parte de las autoridades.

La historia, de acuerdo con la mesa directiva del ejido de Cinco Colonias, empieza hace 50 años, cuando un militar de alto rango que vino desde México les solicitó un terreno y los antiguos ejidatarios se lo dieron a cambio de otro de 18 hectáreas, mismo que recibieron con título de propiedad, número de tablaje, foliado en el catastro y con toda la documentación necesaria.

Cada sábado —desde la administración pasada— lo iban a mensurar en grupos de 20 a 25 personas, y poco a poco, lo delimitaron con alambres de púas.

Sin embargo, de acuerdo a sus declaraciones, cuando Renán Barrera Concha empezó su campaña para reelegirse en 2021, mandó a invadir el terreno y fueron ocupadas las 18 hectáreas, sin respetar los alambrados ni las vigas que con tanto esfuerzo colocaron: sólo entraron y se posesionaron de ese terreno. Ahora tienen año y medio que están luchando por recuperarlos.

Por otro lado, la Fiscalía les pone trabas, haciendo que pase el tiempo; según averiguaron, pasados cinco años no hay ley o poder que pueda sacar a esa gente. Entonces están prolongando el proceso para que esas personas ya no puedan salir.

Los ejidatarios han interpuesto demandas y proporcionado toda la documentación que les solicitan, pero solo les hacen dar vueltas en vano. Por ejemplo, en una de las últimas diligencias, les pidieron un informe escrito por un perito topógrafo. Lo consiguieron y cuando hace ocho días lo presentaron, fue rechazado: “tiene que venir el perito personalmente a dar constancia”.

“¿Por qué nos dicen primero una cosa y después otra? Sabemos que están dejando que pase el tiempo. Nos ponen largas para que no los puedan sacar y eso no se vale, es una corrupción.”

Los ejidatarios externaron que han pensado en sacar una excursión para ir al Palacio Nacional, en la Ciudad de México y plantear los problemas que existen en Yucatán. Porque cómo es posible que con todo y título de propiedad, cualquier individuo entre y se posesione de tu terreno.

De acuerdo a informes que el ejido de Cinco Colonias ha recabado, a los invasores les prometieron título de propiedad por el Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY), lo que constituye un delito federal, porque si el terreno está foliado en el catastro, el notario no puede hacer un título de propiedad sobre otro, sabiendo que el terreno tiene número de tablaje.

“Si el gobierno o Renán Barrera quieren dejar a esas personas allá, que se acerque con nosotros. Nosotros no estamos cerrados al diálogo. Los campesinos son gente humilde y puede ser posible que acepten una propuesta o una oferta, pero ellos no quieren dar la cara.”

Los ejidatarios manifestaron que incluso ya le pusieron corriente a ese gente. Por lo que también interpusieron una demanda ante la Comisión Federal de Electricidad: “no vaya a ser que ganemos el juicio y todo lo que esas personas están robando se lo carguen al ejido de Cinco colonias”.

SEGUNDO ROUND

Los ejidatarios afectados señalaron que esta es la segunda vez que tienen un conflicto con el IVEY. Su primer encuentro con ellos fue hace seis años, cuando el aeropuerto les embargó 92 hectáreas, aunque luego investigaron mejor y descubrieron que en realidad fueron 240 hectáreas.

En esa ocasión, el ejido de Cinco Colonias ganó el litigo. El entonces titular del IVEY, César Escobedo May, les dijo que si demostraban que ese terreno era suyo, él mismo le iba a organizar una fiesta.

“Le demostramos cómo ganamos el litigio, salió hasta la orden que nos paguen por perjuicios por el IVEY, pero no hubo fiesta, no hubo nada. Lo único que pasó fue que nos volvieron a robar los mismos terrenos años después.”

En esa ocasión, sostienen los ejidatarios, primero les solicitaron 92 hectáreas para mejorar el aeropuerto, fueron al ejido y por medio de una asamblea se acordó que se le den para mejoras. En ese momento cerraron el terreno con mallas ciclónicas, pero después, cuando lo cambiaron por muros, abarcaron 204 hectáreas más, propiedad del ejido de Cinco colonias.

Incluso recordaron que para ceder los terrenos al aeropuerto se llevó a cabo una asamblea “fantasma”, inexistente: “hasta los muertitos acudieron a votar y los jueces federales no valoraron esas asambleas.”

A pesar de ganar ese litigio, ahora nos invaden ese terreno. La mesa directiva del ejido de Cinco Colonia sabe que debe velar por los intereses de los campesinos: “Es una herencia que nuestros abuelos nos dejaron y nosotros tenemos el deber de defender lo que nos legaron. Porque no puede ser posible que se salgan con la suya.”

Deja una respuesta